Hugo Santander Ferreira
 
Hugo Santander Ferreira


  
Traducciones
______________________________________________________________________________________________________________________
Portal
Escritos Académicos
Novelas
Montajes de Teatro
Poemas
Artículos de Prensa
Fotografía
Ensayos
Obras de Teatro
Guíones de cine
Cuentos
Divagaciones
Arte
Diatribas
Video
Cine
Crítica de cine
Crítica literaria
Cuentos infantiles
Traducciones
Sitio inglés
Sitio francés
Escríbanos
Por los Viejos Tiempos
(Auld Lang Syne)
Robert Burns


A mí mismo
Giacomo Leopardi

Auld Lang Syne es sin duda la canción del bardo escocés más conocido en el mundo anglosajón; escrito en  el dialecto de la alta Escocia, sus versos son celebrados y compartidos cada fin de año durante la noche de San Silvestre . Evitó la traducción literal y recurro a expresiones familiares, lo cual, creo, nos acerca más al espíritu íntimo del poema.




¿Debemos olvidar una vieja amistad
Para nunca revivirla en el recuerdo
¿Debemos olvidar una vieja amistad
Y los viejos tiempos?

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos


Sé que comprarás otra bebida
Y sabes que yo compraré la mía
Beberemos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos


Ambos hemos salvado las colinas
Y arrancado hermosas margaritas;
Pero hemos errado tanto a pie cansado
Desde los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos


Hemos vadeado la corriente
Desde el amanecer hasta la tarde;
Aunque un mar entre los dos haya bramado
Desde los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos


Toma mi mano, amigo mío
Y ofréceme la tuya, es nochebuena
Y bien  dispuestos juntos brindaremos
Por los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos




Al fin descansarás por siempre
mi cansado corazón. Murió el más grande engaño
aquel que creí eterno. Murió. Bien siento
que de nuestras amadas ilusiones
el deseo y la esperanza han muerto.
Descansa ya por siempre. Demasiado
Palpitaste. Nada vale la pena
tus latidos, ni de tus suspiros es digna
la tierra. Tedio y amargura
hacen la vida, nada más; y fango es el mundo.
Cálmate ya. Desespera acaso
una vez vez. Al nacer nuestro destino
no nos dio más que el morir. Menospréciate ya,
y a la naturaleza, y al poder basto que,
oculto, prevalece sobre nuestras heridas,
y a la incesante vanidad del todo



Las naciones se callan, se adormecen
Friedrich Hölderlin
Las naciones se callan, se adormecen; observo
Su destino en el cual ninguna muere, preservan
Al implacable, temeroso y antiguo
Hijo de la creación: el aliento de la inquietud.
El oscila como fuego en el corazón de la tierra
Que como almendro maduro se fermenta,
Estremece a las viejas ciudades, desmorona
Las Montañas y se ciñe a los robles, a las rocas.

Y los ejercitos claman, como un mar que ebulle
Como dioses del mar que predominan y persisten
Aveces superiores al aliento que prepara los conflictos
Sangre feroz aveces disuelta en campos de matanzas
Y cada deseo y cada esfuerzo de hombre
Fustiga a otro, allí, en el inmenso Wahlstatt
Desde las aguas azules del Rin al Tiber,
La irresistible, dilatada batalla
Nos induce con una urbanidad feroz
Al destino irrevocable que audaz juega
con todo lo mortal en éste, nuestro tiempo

Y de nuevo titilan por ti los frutos dorados
Como estrellas que vibran en las noches frías
De los bosques de Pomerania, en Italia



Kubla Khan
Samuel Taylor Coleridge



Animula Vagula Blandula

Adriano

En el prefacio a Kubla Khan, escrito en 1816, Samuel Taylor Coleridge confiesa haber protagonizado imágenes correspondientes a entre doscientos y trescientos versos, de los cuales, al despertar, apenas rememoraría los cincuenta y cuatro que la posteridad preserva. Este poema apareció publicado bajo el auspicio de Lord Byron, quien a su vez habría de instigar las pesadilla a partir de la cual Mary Shelley concebiría Frankenstein.




En Xanadú construyó Kubla Kan

Un majestuoso alcázar de placer

En el cual Alf, el río sacrosanto,

Cruzaba a lo largo de cavernas

Inconmensurables para el hombre

Hasta confluir en un mar de tinieblas

Trescientas hectáreas de terreno fértil

Circundadas por torres y murallas

De jardines refulgentes, de arroyos sinuosos

Y árboles floridos que exudaban mirra

Bosque tan anciano como las montañas

Bordeando manchas de verde asoleado

 

Mas ¡Oh! Aquel abismo tan romántico

Que cortaba la colina al cobijo de los cedros

Era un lugar salvaje, tan santo y encantado

Como nunca lo fue la luna menguante
Al hechizo de la mujer que gime por su súcubo

Y desde aquel abismo, agitándose en tumultos incesantes

Como si la tierra respirase en rápidos y gruesos estertores

Una fuente vigorosa eructó por un instante

Entre cuya rauda ebullición intermitente

Brotaron fragmentos colosales, como granizo

O como trigo que el trillador desgrana

Y entre esas rocas danzantes ahora y para siempre

Emergió por un instante el río sacrosanto

Cubriendo cinco millas en compases laberínticos

A través de bosques y de valles, hasta alcanzar

Las cavernas inconmensurables para el hombre

Y hundirse con tumulto en un océano sin vida

Y en aquel tumulto Kubla discernió en la lejanía

Voces ancestrales que profetizaban guerra

 

La sombra del alcázar de placer

Flotó en medio de las olas;

En donde se oyó la medida mezclada

Desde la fuente y las cuevas.

Fue un milagro de rara inventiva,

Un alcázar de placer asoleado con cuevas de hielo

Una damisela y su arpa                                                  

En una visión yo vi

Era una doncella de Abisinia

Que al tañido de sus cuerdas

Celebraba el Monte Ábora

¡Si pudiera revivir en mí

Su sinfonía y su canción

Un placer tan profundo me poseería.

Que en una música elevada y prolongada

Construiría aquel alcázar en el aire!

¡Aquella catedral asoleada! ¡Aquellas cavernas de hielo!

Y quienes me escuchasen las verían allí

Y todos gritarían: ¡Cuidado! ¡Cuidado!

¡Sus ojos relampagueantes, su cabello flotante!

Ondea un círculo alrededor de él tres veces

Y cierra tus ojos con temor sagrado

Pues él se ha alimentado de ambrosía

Amamantándose en la leche del edén



Alma mía vagabunda y tierna

Anfitriona y cómplice del cuerpo

¿A qué lugares irás ahora?

Pálida, desierta y fría

Sin los juegos que tanto te agradaban


Hamlet Desencadenado
(Hamlet Unbound)

Traducción y adaptación libre de Hamlet de William Shakespeare

Judy Leinweber as Gertrude

CALLE DE FILADELFIA. EXT/NOCHE.
 
Gertrude y Claudius son alcanzados por Polonius.
 
                                  GERTRUDE
                        Tu eres aún el padre de buenas
                        noticias.
 
                                  CLAUDIUS
                        ¡Oh, habla de eso, que anhelo
                        oírlo!
 
                                  POLONIUS
                        Primero, déjenme informarles de
                        nuestra demanda contra Inversiones          
                         Fortinbrás.
                        Las nuevas sobre
                        Hamlet serán el postre de ese gran
                        festín.
 
                                  GERTRUDE
                               (a Claudius)
                        ¿Cómo encontró la fuente y la
                        cabeza de la intemperancia de mi
                        hijo?
 
                                  CLAUDIUS
                        No dudo que sea otra cosa que lo
                        principal: la muerte de su padre
                        y nuestra boda apresurada.
 
                                  POLONIUS
                        El gobierno ha suprimido los
                        intereses de Fortinbras Co.
                        en Bolivia y Colombia, los cuales
                        aparecían ante nuestro ministro
                        como una estrategia contra las
                        compañías multinacionales griegas.
                        Pero, examinando con detenimiento,
                        él encontró que eran realmente en
                        contra de Inversiones Elsinor. Los
                        corporados de Fortinbrás, en
                        breve, recibieron una orden de
                        pagarnos 800,000,000.00 dólares en
                        multas, y de hacer un juramento
                        ante la corta de nunca más tratar
                        de socavar nuestros intereses en
                        esos países tan lucrativos
                        mediante el soborno de sus
                        inconsistentes fiscales.
 
                                  CLAUDIUS
                        Eso nos agrada.
 
                                  POLONIUS
                        Un negocio bien concluido, de
                        hecho.  Mi lugarteniente y mi
                        señora, para exponer lo que la
                        majestad debe ser, lo que es el
                        deber, y porqué el día es día, la
                        noche noche y el tiempo el tiempo,
                        fueran nada sino la noche, el día
                        y el tiempo desperdiciados. Por lo
                        tanto, y puesto que la brevedad es
                        el alma del ingenio, y lo tedioso
                        florece en los miembros y en lo
                        externo, seré breve: su noble hijo
                        está loco.
 
                                  GERTRUDE
                        Más sustancia sin tanta enjundia.
 
                                  POLONIUS
                        Que está loco, es verdad; que sea
                        verdad es una pena; y es una pena
                        que sea verdad. Una figura simple;
                        pero despidámosla pues no emplearé
                        más enjundia. Aceptemos su locura;
                        y ahora nos resta el descubrir la
                        causa de este efecto, o mejor
                        dicho, defecto, pues este efecto
                        defectivo proviene de una causa:
                        así nos queda algo y lo que queda
                        es así. Reflexionemos. Tengo una
                        hija, una sicóloga de esta
                        empresa, quien, en su deber me ha
                        entregado esto:
 
              Polonious levanta su grabadora.

 Lea la traducción completa de  Hamlet Desencadenado en http://www.castellano.hugosantander.com/guion/hamlet.html