Hugo
                                                          Santander's
                                                          blogspot Hugo
                                                          Santander in
                                                          twitter Pics by
                                                        Hugo Santander
Hugo
                                                          Santander's
                                                          Youtube
                                                          channel Fallo
                                                          Hugo Santander
                                                          in Facebook

Hugo Santander
Bienvenidos, amigos míos


Guiones de Cine
Portal
Escritos Académicos
Novelas
Montajes de Teatro
Poemas
Artículos de Prensa
Fotografía
Ensayos
Obras de Teatro
Guíones de cine
Cuentos
Divagaciones
Arte
Diatribas
Video
Cine
Crítica de cine
Crítica literaria
Cuentos infantiles
Traducciones
Sitio inglés
Sitio francés
Escríbanos


 

 
                                                       FADE IN:
 
              CUARTO DE APARTAMENTO [BLANCO Y NEGRO]. EXT/DAY.
 
              Ruedan créditos sobre una pantalla negra.
 
                                  CREDITOS
                        Producciones el niño adoptado
                        Presenta Un filme de Hamlet
                        Elsinor La trampa del ratón
                        Protagonistas: La esposa fiel/ El
                        esposo/ El hermano envidioso
 
              ACTOR INGLES 1 como el HOMBRE y ACTRIZ INGLESA 1 como la
              MUJER hacen el amor; gritan en éxtasis.
 
                                  GERTRUDIS (V.O.)
                        ¡Eres pícaro! ¡Eres pícaro!
 
                                  HAMLET (O.S.)
                        Cortaré la escena.
 
              El hombre rueda exhausto sobre la cama. La mujer lo acaricia.
 
                                  ACTOR 2
                        ¡Contaremos tantas otras
                        circunvalaciones del sol y de la
                        luna antes de que nuestro amor se
                        acabe!
 
              El hombre se duerme y la mujer va a un cuarto contiguo
              semidesnuda.
 
              De una compuerta oculta aparece el actor 4 como el ASESINO,
              quien  vierte un líquido de un gotero en los oídos del hombre
              y sale.
 
                                  CLAUDIUS (O.S.)
                        ¡Oh! ¿Qué acto tan temerario y
                        sangriento es ese?
 
              El hombre agoniza y muere. La mujer regresa; encuentra al
              cadáver. Llora.
 
              Un INVESTIGADOR abre la puerta y entra.
 
              El cadáver es arrastrado fuera de la cama.
 
              El investigador se va.
 
              La mujer llora sobre su cama; la puerta oculta se abre
              nuevamente.
 
              El asesino entra y abraza a la mujer.
 
                                  OFELIA (O.S.)
                        ¿Es breve esta película?
 
                                  HAMLET
                        Como el amor de una mujer.

              El asesino besa a la mujer.

          Hacen el amor.
 
                                  INTERTITULO
                        Fin.
 
                                                       DISOLVENCIA A:
 
              TEATRO TOMLINSON. EXT/NIGHT.
 
              La audiencia aplaude un tanto confusa.
 
              CLAUDIUS, hombre de sesenta y ocho años aplaude primero; los
              demás lo imitan.
 
              Hamlet, encarnado por ARIEL a sus 29 años, entra al escenario
              y rasga una guitarra.
 
                                  CLAUDIUS
                               (riendo)
                        ¿Cómo se llama el corto?
 
                                  HAMLET
                        La trampa del ratón.
 
              Risas. Ofelia, cuya mano es besada por un actor, habla.
 
                                  OFELIA
                        Eres tan bueno como un coro,  mi
                        señor.
 
                                  HAMLET
                        Podría interpretar entre tú y tu
                        amor, si puedo ver los muñecos
                        coqueteando.
 
                                  CLAUDIUS
                        Eres agudo, Hamlet, eres agudo.
 
                                  HAMLET
                        Le costará un gruñido el sacarme
                        de quicio.
 
                                  CLAUDIUS
                        Aún mejor, y peor.
 
                                  HAMLET
                               (furioso; a su tío)
                        Su hermano lo envenena en el
                        jardín por su fortuna. El asesino
                        obtiene así el amor de su esposa.
 
              Claudius se levanta y observa a Hamlet, quien intercambia su
              mirada entre él y la audiencia.
 
              La imagen se distorsiona, pues ha devenido el reflejo de una
              pantalla de videobeam.

                                  HAMLET
                               (continúa; tocando
                                su guitarra)
                        Alguien se levanta...
                               (alto, a Claudius)
                        ¿Qué? ¿Asustado por un fuego falso?
 
                                  GERTRUDIS
                        ¿Cómo te atreves?
 
                                  CLAUDIUS
                        ¡Luces! ¡Luces! ¡Luces!
 
                                                       CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/DIA
 
              Un haz de luz enceguecedor baña la pantalla y descubre a
              ARIEL, un hombre de 38 años, quien se dirige a una silueta en
              la oscuridad. A su costado el ACTOR 1 permanece sentado.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¿Y usted personificó a Hamlet en
                        esa película?
 
                                  ARIEL
                        Entre 1997 y 1998.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¿Quién la financió?

                                  ARIEL
                        Yo mismo. Hice un préstamo de cien mil dólares.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¿Y piensa recuperarlos? Veo serios
                 problemas de actuación.
 
                                  ARIEL
                        ¿Podría ser más específico, señor Zuluaga?
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        No sé; es lo que siento.

                                  ARIEL
                        ¿Y lo que usted siente, y que no
                 alcanza a expresar, es un
                 problema de actuación?

                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Sí, bueno, no lo tome tan a pecho. Usted
                        podría servir de Rosencrantz, por
                        ejemplo. Tiene aspecto de guardaespaldas.
                 ¿Qué ha preparado?
 
                                  ARIEL
                        Como le dije, Hamlet.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¡Ah, sí!
 
                                  ARIEL
                        La escena con Horacio.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Quiero que usted manifieste las
                        tensiones soterradas.

                                  ARIEL
                        ¿Soterradas?
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                 No me pregunte como; sea creativo.

                                  ARIEL
                               (confundido)
                        Ah... Bien...
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Horacio, a la escena por favor.

        El EXTRA 1 avanza y se sienta en una butaca en el centro
        del estudio.

                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¿Cámara rodando? Cinco, cuatro,
                        tres, dos...
 
                                  ARIEL
                        ¡Horacio! Aquí, dulce amiga, a tus
                        pies. Tú eres incluso la mujer
                        más justa entre todas con quienes
                        mi conversación ha lidiado.
 
              El ACTOR 1 interviene, sentado a su costado.
 
                                  EXTRA 1
                               (afeminado)
                        ¡Oh! ¡Mi bienamado Señor!
 
                                  HAMLET
                        ¡No! No creas que te elogio, pues,
                        ¿qué ventaja puedo esperar de ti
                        que no tienes otro ingreso que tus
                        buenos espíritus para vestirte y
                        alimentarte? ¿Por qué debería
                        elogiar al pobre? No, deja que la
                        lengua encaramelada lama la
                        absurda pompa, y dobla los
                        fértiles goznes de la rodilla en
                        donde el lucro anteceda al coleteo.
 
              Horacio baja su rostro; Hamlet lo toma de la punta de su
              quijada y lo levanta.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        ¿Me escuchas? Desde que mi alma
                        delicada fue consorte de su
                        opción, y pudo distinguir entre
                        los hombres, su elección te ha
                        sellado por sí misma, pues tu eres
                        como uno que al sufrirlo todo nada
                        sufre; un hombre a quien la
                        fortuna abofetea y premia.
 
                                  EXTRA 1
                        Gentil señor...
 
              Horacio intenta levantarse, pero Hamlet lo abraza férreo.

                                  HAMLET
                        Dame ese hombre que no sea esclavo
                        de su pasión, y yo lo portaré en
                        el núcleo de mi corazón, ¡Ay! En
                        en corazón de mi corazón, como yo
                        te porto.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES (OS)
                        ¡Corte!
 
              El DIRECTOR DE AUDICIONES, un hombre calvo de 25 años,
              avanza desde la oscuridad con una hoja en la mano.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (sonriendo
                                amigablemente)
                        ¿No pudo hacer más evidente esa
                        amistad por Horacio?
 
                                  ARIEL
                        Quise controlarla.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¡Actuar es descontrolarse!
 
                                  ARIEL
                        Todo lo contrario...
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Veo que somos de temperamento opuesto.

                                  ARIEL
                        No todos somos críticos de cine.

                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (grita hacia
                                la puerta de entrada)
                        ¡Siguiente actor!
                               (estrechando la mano con Ariel)
                        Un placer conocerlo, señor Uriel.
 
                                  ARIEL
                        Ariel.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (sonriente; melifluo)
                        ¿Usted estuvo en la cárcel hace un
                        tiempo, cierto?
 
              Ariel lo observa sorprendido e impotente. La apuntadora,
          una mujer rolliza, entra y sonríe al director de audiciones.
    
                                   APUNTADORA
                 La productora quiere ver otra
                 escena con este actor.

                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (embarazodo)
                        Cambiemos de rol.
 
                                  EXTRA 1
                        No he memorizado las líneas.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Puede leer. ¡Cámara rodando!
 
              El director de audiciones vuelve a su puesto.

                                  ACTOR 1
                               (afectado)
                        ¡Horacio! Aquí, dulce amigo, a tus
                        pies.
 
              El actor 1 acaricia la mejilla de Ariel.
 
                                  ARIEL
                        No voy a continuar con esta farsa.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (confrontándolo)
                        ¿Farsa?
 
                                  ARIEL
                        Con esa emotividad descontrolada,
                        esa sensibilidad farsesca, esa
                        preferencia por la burla.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Podemos ensayar una improvisación.
 
                                  ARIEL
                        ¡Ah! El diálogo telenovelesco.
                        Por eso es que no hay
                        cine en este país. Todo nos aleja
                        de nuestra propia humanidad.
 
                                  EXTRA 1
                        ¿Podría leer un guión de
                        televisión?
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Señor Uriel...
 
                                  ARIEL
                        Ariel.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¿Por qué no regresa a los Estados Unidos?
                Tengo la impresión de que para
                        usted todos somos unos indios.
 
                                  ARIEL
                        Mi familia desciende de una
                        india de Sogamoso, si a eso se
                        refiere.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                               (a Ariel)
                        Ya lo llamaremos.
                               (a un asistente)
                        ¡Contraten al candidato anterior
                        como extra! ¡Pero díganle que si
                        se le paga poco, es para que hable
                        poco!

                                  MARGARITA (OS)
                        ¡Ariel!
 
              Los rostros giran hacia atrás; de la oscuridad emerge una
              silueta de mujer de unos veintinueve años, elegantemente
              vestida: MARGARITA.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        ¡Margarita!
                               (a Ariel)
                        ¿Ustedes se conocen?
 
                                  ARIEL
                        Desde 1982.
 
                                  MARGARITA
                        Ariel protagonizaba las obras de
                        teatro del colegio. Yo entonces
                        tenía seis años.
                               (a Ariel)
                        ¿Cómo sigue tu hija?
 
                                  ARIEL
                        Cada vez la veo menos.
 
                                  MARGARITA
                        Vine en cuanto supe que estabas de
                        visita. ¿Por qué no me
                        llamaste?
 
                                  ARIEL
                               (señalando con un
                                gesto al director de
                                audiciones)
                        Pregúnteselo a él.
 
                                  DIRECTOR DE AUDICIONES
                        Sólo seguía el protocolo...
 
                                  MARGARITA
                        No hay inconveniente, Pedro.
                               (a Ariel)
                        Cuánto me alegra, ¿quieres actuar?
 
                                  ARIEL
                        Sólo como protagonista.
 
              Margarita sonríe complaciente.
 
                                  MARGARITA
                               (al extra 1)
                        Lo llamaremos el jueves.

                                  EXTRA 1
                               (desconcertado,
                                mirando a
                                Pedro)
                        Pero Pedro, usted me había dicho...
 
                                  PEDRO
                               (susurrante)
                        Con lo que grabamos está bien.
 
                                  ACTOR 1
                        Ya veo. Todo en este país es con palanca.
 
              El extra 1 sale irritado.
 
                                  MARGARITA
                               (a Pedro)
                        ¿Ya terminaron las audiciones?
 
                                  PEDRO
                        Hay otros actores esperando. Podemos
                 continuar mañana.
 
                                  MARGARITA
                               (a Ariel)
                        ¿Vas a mostrarnos tu película,
                        verdad?
 
                                  ARIEL
                        Si el señor Zuluaga me
                        lo permite.
 
                                  PEDRO
                               (pálido)
                        Claro.
 
              Pedro y tres ayudantes se mueven recogiendo enseres,
              utilería y cables alrededor en tanto que Margarita y Ariel
              conversan.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Es que formato la grabaste
 
                                  ARIEL
                        En mini DV.
 
                                  MARGARITA
                        He visto algunas imágenes en la
                        red. Interesante.
 
              Pedro sonríe incrédulo.
 
                                  ARIEL
                        Les vendo el filme en sólo sesenta y
                        tres mil dólares.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Tan barato?

              Pedro sale y cierra la puerta.
 
                                  ARIEL
                        El doble de lo que les debo, ¿no?
 
                                  MARGARITA
                        Mi marido está furioso contigo. No
                        le has pagado los intereses.
 
              Ariel menea su cabeza.
 
                                  ARIEL
                        Arriesgué todo por esa película.
 
                                  MARGARITA
                        No te preocupes. Hablaré con él.
 
                                  ARIEL
                        Los Hernández ya no pueden decir lo mismo.
                               (pausa)
                        No te preocupes por mí.
                        Seré un mártir del arte.
 
                                  MARGARITA
                        Por lo menos no te suicidarás.
                        En fin, ¿Qué escena quieres enseñarme?
 
                                  ARIEL
                        ¿Te dije que quería?
 
                                  MARGARITA
                        Si no quieres...
 
                                  ARIEL
                        Espera...
 
              Ariel avanza hacia el computador y proyecta las imágenes del
              trailer.
 
                                                       CORTE A:
 
              TRAILER DE HAMLET UNBOUND
 
                              
                                  MARGARITA (V.O)
                        ¿Es tú música?
 
                                  ARIEL (V.O)
                        Y de un amigo. La más simple es la
                        mía, claro.

                                  MARGARITA (V.O)
                        ¿Sabes que ya hay casi setenta
                        adaptaciones de Hamlet al cine?
 
                                  ARIEL (V.O)
                        Esta es única.
 
                                  MARGARITA (V.O)
                        ¿Alteraste el texto?
 
                                  
                                                  CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/DIA
 
              Continuación escena preanterior.

                                  ARIEL (V.O)
                        Sólo lo modernicé. Cuando lo
                        comencé a hacer era darvinista. En
                        Hamlet Desencadenado el fantasma
                        es de carne y hueso: un actor. Luego,
                        a medida que Hamlet enloquece, una alucinación.

                                                       CORTE A:
 
              PARQUE ALEDAÑO A LA MANSION DE LOS ELSINOR EN FILADELFIA.
              EXT/DIA.
 
              Hamlet observa a los cielos.
 
                                  HAMLET
                        ¡Sálvenme y cúbranme bajo sus
                        alas! ¡Ustedes, guardias del
                        cielo! ¿Qué no haría su amable
                        figura?
 
                                  GERTRUDIS
                        ¡Por Dios! ¡Está loco!
 
                                  HAMLET
                        ¿No vienes a reprender a tu hijo
                        titubeante, quien, prolongado en
                        el tiempo y la pasión, se deja ir
                        por el acto tan importante de tu
                        temerosa orden? ¡Oh, dilo!
 
                                  ACTOR 1 (O.S.)
                        No lo olvide; esta visita no es
                        sino para afilar su propósito casi
                        romo.  Pero, mire, la perplejidad
                        se asienta en su madre. ¡Oh! ¡Pise
                        entre ella y su alma mezquina! La
                        arrogancia en los cuerpos débiles
                        es más fuerte. Háblele, Hamlet.
 
                                  HAMLET
                        ¿Como te va, mi dama?
 
                                  GERTRUDIS
                        ¡Por Dios ¿Cómo te va a ti, que
                        doblas tu ojo sobre el vacío y
                        dialogas con el aire incorpóreo?

                        Tu cabello peinado, como heces de
                        la vida, se levanta y se
                        eriza.¡Oh, dulce hijo mío! Sobre
                        el calor y la llama de tu furia,
                        salpica tu conciencia fría. ¿A
                        dónde miras?
 
                                  HAMLET
                        ¡A él! ¡A él! ¡Mírelo! Que pálido
                        nos ve. Su forma y su motivación
                        unidos, rogando a las piedras, las
                        haría capaces. No me mires. Por lo
                        menos con esta acción pía
                        conviertes mis consecuencias más
                        severas. Entonces lo que he de
                        hacer tendrá su verdadero color;
                        lágrimas en vez de sangre.
 
                                                       CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/DIA
 
              Continuación escena preanterior.
 
                                  MARGARITA
                        El psicoanálisis ha validado esa
                        interpretación. Lo del actor es
                        menos poético..
 
                                  HAMLET
                        Si bien más verosímil. Aunque,
                        ahora que reconozco el espíritu,
                        consideró al fantasma de
                        Shakespeare como un demonio que
                        propicia la caída de un joven
                        rebelde y sensitivo.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Podríamos comenzar?
 
              Ariel proyecta imágenes en la pantalla.
 
                                                       CORTE A:
 
              PENITENCIARIA DE PENSILVANIA. EXT. NOCHE.
 
              BERNARDO, en traje oscuro, camina a lo largo de la calle. Una
              figura oscura emerge.
 
                                  BERNARDO
                        ¿Quién es?
 
                                  HORACIO
                        No. Contésteme: levántese y
                        preséntese.

              HORACIO surge de la oscuridad. Ella vista un traje oscuro.
              Bernardo sonríe.
 
                                  BERNARDO
                        ¡Qué viva nuestro Estado!
 
                                  HORACIO
                               (serio)
                        ¿Bernardo?
 
                                  BERNARDO
                        Un pedazo de él. Llegas más que
                        puntual a la hora convenida.
 
                                  HORACIO
                        Por este encuentro, muchas
                        gracias. El frío es amargo y
                        siento dolor hasta en los huesos.
 
                                  BERNARDO
                        ¿Has tenido una guardia tranquila?
 
              Horacio mira tras de sí. La calle está vacía.
 
                                  HORACIO
                        No merodea ni un ratón.
 
                                  BERNARDO
                        Permíteme asaltar  de nuevo tus
                        oídos
 
                                  HORACIO
                        Mi honor está aún fortificado
                        contra tu ambición.
 
              Horacio se voltea, recula y grita.
 
              Horacio descubre al ACTOR 1, un hombre huesudo en traje
              oscuro.
 
                                  HORACIO
                               (continúa)
                        ¡Ah! ¡Hamlet!
 
                                  BERNARDO
                        ¿No luce como nuestro protector
                        enterrado? ¿Con su tez generosa?
                        ¿Su figura violenta?
 
                                  HORACIO
                               (escéptico)
                        Usurpador de la noche. En nombre
                        del cielo se lo ordeno: ¡hable!
 
              El actor atraviesa la calle y se aproxima a Horacio.

                                  BERNARDO
                        Esta ofendido.
 
                                  HORACIO
                        Tiembla. Parece pálido.
 
                                  BERNARDO
                               (riendo)
                        ¿Que piensas al respecto, Horacio?
                        ¿No luce como el muerto?
 
              Horacio palpa la cara del actor.
 
                                  HORACIO
                        Ante Dios, no lo podría creer sin
                        la comprobación sensible y
                        verdadera de mis propios ojos.
 
              Bernardo entrega un sobre al actor. El actor lo abre:
              efectivo en dólares.
 
                                  BERNARDO
                               (al actor)
                        Ahora váyase a dormir.
                               (a Horacio)
                        Y compartamos lo que hemos visto
                        esta noche con el joven Hamlet.
                        Este espíritu, mudo para nosotros,
                        hablará con él.
 
                                                       CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/ DIA.
 
              Regreso a la escena preanterior.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Por qué una mujer?
 
                                  ARIEL
                        ¿Por qué no?
 
                                  MARGARITA
                        Cierto... Buñuel ya había
                        presentado a una mujer en dos
                        actrices.
 
                                  ARIEL
                        En mi versión es una actriz la que
                        personifica a dos personajes.
                        Después de todo, Hamlet ama a
                        Ofelia y a Horacio por igual.
 
                                  MARGARITA
                        Presentas a un Horacio que
                        conspira contra Hamlet.

                                  ARIEL
                        Todos conspiramos contra
                        los dementes.
 
                                  MARGARITA
                        Veo la influencia de... ¿cómo se
                        llamaba tu primera esposa?
 
                                  ARIEL
                        Tracy.
 
                                  MARGARITA
                        ¿No era feminista?
 
                                  ARIEL
                               (riendo)
                        No...
                               (serio)
                        Ciertamente hubo una época en que
                        creí que las diferencias entre
                        ambos sexos eran meramente
                        culturales.
 
                                  MARGARITA
                        Hasta que te quitó la custodia de
                        tu hija.
 
                                  ARIEL
                        Prefiero no hablar de ello.
 
                                  MARGARITA
                        Es obvio que la ley estadounidense
                        favorece a las mujeres. ¿Cómo es
                        posible que alguien te envíe a la
                        cárcel por sacar a pasear tu hija
                        a otro estado?
 
                                  ARIEL
                        Ignorantia non excusat legem.
 
                                  MARGARITA
                        No eres un secuestrador. Lo que
                        esa mujer hizo fue inhumano.
 
                                  ARIEL
                        No se me había ocurrido, ¿sabes?
                        Tienes toda la razón. No te
                        imaginas cuanto me has iluminado.
 
              Margarita lo observa avergonzada.
 
                                  MARGARITA
                               (sonriendo)
                        Debía decírtelo.
 
                                  ARIEL
                        ¿Algo más sobre el filme?

                                  MARGARITA
                        Laertes también conspira contra
                        Hamlet, ¿verdad?
 
                                  ARIEL
                        Como en Shakespeare. Es, en cierto
                        modo, un envidioso.
 
              Ariel proyecta el filme en la pantalla.
 
                                                       CORTE A:
 
              OFICINA DE ELSINOR INC. INT/DIA.
 
              En una oficina oscura, Claudius habla a alguien fuera de la
              escena. El joven de 27 años LAERTES observa la escena desde
              el fondo.
 
                                  CLAUDIUS
                        Aunque el recuerdo de la muerte de
                        mi querido hermano Hamlet aún sea
                        tierna, y aunque nos sea adecuado
                        el soportar los corazones en pena,
                        y a todos los miembros de nuestras
                        compañías el estar contraídos en
                        un mismo gesto de congoja; aún así
                        hasta el momento la discreción ha
                        luchado con la naturaleza, de modo
                        que todos, en una pena más sabia
                        pensamos en él sin olvidarnos de
                        nosotros mismos. Ahora parece que,
                        como sabes, la Compañía de
                        Inversiones Fortinbrás,
                        sosteniendo una idea floja de
                        nuestra valía, o pensando, en
                        razón de la reciente muerte de mi
                        hermano, que nuestro estado se ha
                        asociado al sueño de su ventaja,
                        no ha fallado en apestarnos con
                        mensajes que importan la rendición
                        de nuestras ganancias--esos vastos
                        países adquiridos según lazos
                        legales por mi querido hermano.
                               (pausa)
                        Demasiado para él... Ahora,
                        nuestro punto es éste: El señor
                        Laertes ha denunciado las argucias
                        de la Compañía Fortinbrás. Tenemos
                        que demandar una retribución justa
                        por su intento de apropiarse de
                        nuestras inversiones en las
                        compañías petroleras de Colombia,
                        y en Bolivia, de sus minas de
                        carbón.
 
              Claudius entrega un papel al hombre fuera de cámara.

                                  CLAUDIUS
                               (continúa)
                        Esperamos su firma, joven Hamlet.
 
              La cámara se enfoca en el papel...
 
                                                       DISOLVENCIA A:
 
              CALLE DE FILADELFIA--PUENTE WALT WHITMAN. DIA.
 
              Imágenes de las cataratas del Niágara y de Nevada se
              disuelven con el cuerpo de Hamlet, quien arruga el papel de
              la escena anterior y lo arroja a la calle junto al puente
              Walt Whitman.
 
                                  HAMLET (V.O.)
                        Oh, que esta carne sólida,
                        demasiado sólida se derritiera, se
                        disolviera y se consumiera en el
                        rocío. O que la ley no hubiera
                        fijado su canon contra el
                        suicidio. ¡Oh, riquezas, riquezas!
                        Que tan cansados, anquilosados,
                        planos y baldíos me parecen todos
                        los placeres de este mundo. ¡Oh,
                        qué asco! Este es un jardín de
                        malezas, que crece hasta la
                        semilla; todo prevalece y engorda,
                        y sólo la naturaleza los posee.
                        Que tuviéramos que haber llegado
                        a esto. Pero dos meses muerto--no,
                        no tanto; no dos: un hombre tan
                        excelso, que era a mi tío lo que
                        Gandhi y King a Napoleón: tan
                        humano, tan cariñoso con mi madre.
                        ¿Tengo que recordarlo? ¿Por qué?
                        Ella dependía de él, y aún así, en
                        menos de un mes, un mes que se ha
                        ido... ¿Por qué ella?  ¿Ella
                        también? Casada con mi tío; esa
                        bestia que carece de un discurso
                        razonable. Y ahora la sal de sus
                        más hipócritas lágrimas ha
                        abandonado el caudal de sus ojos
                        irritados. Mi madre desposada.
                        ¡Oh, rapidez perversa!
                        Entregándose a sábanas incestuosas
                        con semejante habilidad .
 
              Varios autos llegan precipitadamente. Claudius emerge de uno
              de ellos, con ROSENCRANTZ y GUILDENSTERN como escoltas.
 
                                  CLAUDIUS
                        Y ahora, Laertes, ¿que hay de
                        nuevo con usted? Háblenos de su
                        demanda. Usted no puede convocar a los
                        directivos sólo para perder su
                        voz. ¿Que me pedirá, usted,
                        Laertes, que ya no haya sido
                        oferta mía?  Las cabeza no es
                        menos nativa al corazón, que lo
                        son las ganancias de nuestras
                        inversiones al trabajo de su
                        padre. ¿Por que nos pidió que
                        viniéramos aquí, Laertes?
 
                                  LAERTES
                        El dejar este negocio y regresar
                        a Bogotá, de donde vine
                        voluntariamente a los Estados
                        Unidos para renovar mi contrato
                        bajo su reorganización de su
                        compañía. Ahora, lo confieso, mi
                        deber está hecho, y mis
                        pensamientos y deseos se inclinan
                        otra vez hacia Colombia.
 
                                  CLAUDIUS
                        No fui yo, sino Polonius, quien lo
                        convocó. ¿Que dice su papá al
                        respecto?
 
                                  POLONIUS
                        El ha, Señor mío, extraído mi
                        parsimoniosa firma. A través de
                        peticiones laboriosas, y al cabo,
                        según su voluntad, yo he sellado
                        mi duro consentimiento. Se lo
                        imploro; acepte emplearlo de nuevo
                        de vuelta en Bogota.
 
                                  CLAUDIUS
                        Mi voluntad es la suya, Laertes.
                               (a Hamlet)
                        Y ahora, mi amable primo Hamlet,
                        y mi hijo...
 
                                  HAMLET
                               (hosco)
                        Un poco menos emparentado, y menos
                        aún amable.
 
                                  CLAUDIUS
                               (impaciente)
                        Esa no es una réplica cariñosa y
                        justa. ¿Cómo es que las nubes
                        todavía lo ensombrecen?

                                  HAMLET
                        No tanto, Señor mío; mi piel
                        aceitunada le dice que ando
                        demasiado tiempo bajo el sol.
 
              Gertrudis se acerca a Hamlet.
 
                                  GERTRUDIS
                        A veces él camina hasta cuatro
                        horas a lo largo de este puente.
                               (pausa)
                        Arroja ese color nocturno, y asume
                        un rostro más amigable con estos
                        empleados de nuestra compañía. Y
                        no busques el polvo de tu padre
                        con tus párpados velados. Al igual
                        que yo, debes aceptar que todos
                        hemos de morir, pasando de la
                        naturaleza a la nada.
 
                                  HAMLET
                        La nada es nuestra moda, madre.
 
                                  GERTRUDIS
                        Si es así, ¿por qué aparenta ser
                        tan particular contigo?
 
                                  HAMLET
                        No aparenta, madre. Es. Yo no
                        conozco las apariencias. Y no es
                        solo mi capa oscura, ni los trajes
                        luctuosos de solemne negro, ni el
                        suspirar aireado de alientos
                        forzados. No, ni el incesante río
                        de mis ojos, ni el hosco
                        comportamiento de mi mirada, junto
                        con las formas, humores y
                        contornos del dolor, que pueden
                        denotarme. Estas en verdad
                        parecen, pues ellas son acciones
                        que cualquier hombre puede
                        pretender. Pero yo tengo conmigo
                        lo que el pasado me ha dejado;
                        las heridas y las marcas de una
                        pena.
 
                                  CLAUDIUS
                        Es dulce y elogioso en su
                        naturaleza, Hamlet, el dar estos
                        deberes ancestrales a su padre.
                        pero, tiene que saber que su padre
                        perdió al suyo; ese padre perdió,
                        perdió al de él; y el lazo
                        sobreviviente, en obligación
                        filial, fue el de dar por cierto
                        tiempo una pena generosa. Pero el perseverar en una
                        condolencia obstinada es un curso
                        de necedad impía; es una congoja
                        escasamente varonil. Y demuestra
                        una voluntad incorrecta para con
                        los intereses de sus parientes
                        todavía vivos; un corazón
                        desfortificado, una mente
                        impaciente; un entendimiento
                        simple e infantil. Pues la muerte
                        es, y esto es un conocimiento tan
                        común como lo es el darnos cuenta
                        de que estas palabras son grabadas
                        en un casete. ¿Por qué deberíamos,
                        en nuestra necia oposición,
                        llevarlo al corazón? ¡Al Diablo!
                        Esa es la culpa del cielo, la
                        culpa de la muerte, la culpa de la
                        naturaleza. Para la razón más
                        absurda, cuyo tema más común es la
                        muerte de los padres. Se lo
                        rogamos, arroje a la tierra esa
                        congoja efímera y piense en
                        nosotros como en... un padre.
                        Pues, y que aquí la compañía tome
                        nota, usted puede ser reemplazado
                        sin su consentimiento, para que
                        nuestras ganancias continúen. Le
                        recomiendo, por lo tanto, que
                        cambie de parecer.
 
              Claudius regresa a su auto.
 
                                  CLAUDIUS
                               (continúa; pausa)
                        Y en cuanto a su deseo de regresar
                        a su universidad en Bucaramanga,
                        es lo más retrógrado a nuestros
                        deseos. Le imploramos que
                        permanezca aquí, en el jolgorio y
                        el placer de Filadelfia,
                        incrementando sus ingresos; el
                        legado de su padre.
 
                                  GERTRUDIS
                        Sé que es lo mejor para ti,
                        Hamlet. No malgastes el tiempo de
                        tu madre y permanece con nosotros.
 
                                  HAMLET
                        La obedeceré en lo mejor que pueda
                        madre.
 
                                                       CORTE A:
          CALLE DE FILADELFIA. EXT/DÍA.
 
              Hamlet, Bernardo Y HoraCio caminan junto a un banco.
 
                                  HAMLET
                ¿Qué asuntos te traen a los Estados
                Unidos?

                                  HORACIO
                Vine a las exequias de tu padre.
 
                                  HAMLET
                Te lo ruego, no te burles de mí, viejo amigo.
                     Más bien viniste a atender el matrimonio
                de mi madre.
                                  HORACIO
                        Cierto señor mío, el uno siguió al otro.
 
                                  HAMLET
                        ¡Tacañería, Horacio, tacañería! Los
                        asados del funeral proveyeron
                        con carnes frías las mesas nupciales.
                        Con gusto habría abrazado a mi peor
                        enemigo en el cielo antes de ver
                        ese día, Horacio. Mi padre, pensar que
                 veo a mi padre.
 
                                  HORACIO
                        ¿Dónde?
 
                                  HAMLET
                        Aquí, en el ojo de mi mente.
 
                                  HORACIO
                        Señor mío. Creo que lo vi
                        anoche.
 
                                  HAMLET
                        ¿Viste? ¿A quién?
 
                                  HORACIO
                        Señor mío, a Mister Hamlet, a su padre.
 
                                  HAMLET
                               (sad)
                        ¿El presidente? ¿Mi padre?
 
                                  HORACIO
                        Controle su emoción por un instante
                        con oído atento, hasta que yo pueda
                        darle cuenta de esta maravilla.
 
                                  HAMLET
                        Déjame oírla.
 
                                  HORACIO
                        En el amplio baldío y en medio de la noche,
                 dos de mis amigos se toparon con un ser como
                    tu padre, vistiendo por igual lo mismo.
                 Él se les aparece y con marcha solemne
                 pasa lenta y dignamente ante ellos:
                 tres veces se aparece ante sus oprimidos
                 ojos, oprimidos hasta el temor. Moviéndose
                 cual gelatina al vaivén del miedo, mis
                 amigos permaneces mudos, incapaces de hablar.
                 Al cabo los acompaño en la guardia de la tercera
                 noche: allí, tal y como lo había descrito,
                 se aparece la forma de la cosa en tiempo y
                 forma, y cada palabra hecha verdad y nobleza,
                 el fantasma aparece. Yo conocí a tu padre:
                 estas manos no son más similares.
 
                                  HAMLET
                        Pero, ¿dónde ocurrió?
 
                                  BERNARDO
                        Sobre la plataforma del cementerio.
 
                                  HAMLET
                        ¿Y no le hablaron?
 
                                  HORACIO
                        Sí, pero no respondió. Aún así creo que
                 levantó su cabeza y él mismo inició su marcha,
                 como si quisiera hablar, pero entonces el
                 gallo de la mañana cantó y a su sonido se
                  deshizo de prisa, desvaneciéndose de nuestra
                 vista.

                       
                                  HAMLET
                        Es muy extraño.
 
                                  HORACIO
                        Así como vivo puedo jurárselo mi Señor.
                 Es verdad, y creímos que estaba escrito
                 en nuestro deber el hacérselo saber.
               
                                  HAMLET
                        Claro, claro, señores, pero esto
                        es algo que me inquieta. ¿Irán
                        de nuevo allá esta noche?
 
                                  BERNARDO
                        Garantizo que iré.
 
                                  HAMLET
                               (sad)
                        Sea que ese fantasma asuma la
                        noble presencia de mi padre, yo voy
                        a hablarle, aunque el mismo infierno
                        brinque y acabe con mi paz.
                               (ansioso)
                        Se los ruego, si ustedes han
                        hasta aquí ocultado esta aparición
                        manténgala aún en su silencio.
                        Y sea lo que sea que ocurra esta noche
                        bríndenle comprensión, pero no lengua.
                        Apelo a su lealtad. De modo que
                        hasta pronto: sobre las tumbas,
                        entre las once y doce, los visitaré.

              Hamlet se aleja de Horacio y Bernardo.
 
                                  HAMLET
                               (a si mismo)
                        ¡El espíritu de mi padre erra!
                        Nada está bien. Dudo que sea una confabulación.
                        ¿Llegará la noche? Hasta entonces
                        Cálmate, alma mía. Hechos pestilentes
                        ocurrirán, aunque toda la tierra
                        los abrume ante los ojos de los hombres.

                                                       CORTE A:

              PARQUE DE FILADELFIA. EXT/NOCHE.
 
              Ofelia y Polonius, sentados en una banca, conversan.
 
                                  OFELIA
                        Últimamente él me ha hecho
                        demostraciones de su afecto.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Afecto! ¡Pooh!
 
                                  OFELIA
                        No hablo como una doncella
                        inmadura, inexperta en
                        circunstancias de índole tan
                        delicada. Yo creo en sus
                        demostraciones.
 
                                  POLONIUS
                        No sé que pensar.
 
                                  OFELIA
                        Padre; hemos decidido casarnos de
                        una manera decente.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Ay! ¡Y lo llamas manera! ¡Ve!
                        ¡Hazlo!
 
                                  OFELIA
                        Yo sé, cuando la sangre hierve, de
                        que modo tan pródigo el alma
                        presta a la lengua sus votos;
                        estas llamas, padre, dan más luz
                        que calor, es obvio. Yo no las he
                        tomado por fuego. En adelante seré
                        más parca con Hamlet en nuestros
                        retozos nocturnos. Sus súplicas
                        serán valoradas a un precio mayor
                        que sus charlas ligeras. Pues
                        Hamlet, cree tanto en sí mismo, y
                        es tan joven, que sus deseos
                        pueden por sí solos desplegar sus
                        promesas. Descreo de sus votos,
                        pues ellos son alcahuetas; meros
                        pordioseros de procesos impuros.
                        Pero no seré fácil de engañar. En
                        otras palabras, no le daré, y
                        quiero ser clara en esto, más
                        favores a Hamlet hasta que el
                        propósito de mi espíritu sea
                        asegurado por sus acciones.
 
                                                       CORTE A:

              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/DIA
 
              Regreso a la escena preanterior.
 
                                  MARGARITA
                        La corbata de Polonius no es la
                        misma.
 
                                  ARIEL
                        Es apenas perceptible. Muchas
                        películas lo tienen, por lo demás.
                        Hay un salto de continuidad en
                        Psicosis.
 
                                  MARGARITA
                        Si Joaquín se da cuenta...
 
                                  ARIEL
                        Un narcotraficante no repara en
                        bagatelas.
 
                                  MARGARITA
                        ¡Ariel!
 
                                  ARIEL
                        ¿Por qué te casaste con él?
 
                                  MARGARITA
                        Es un buen hombre. A diferencia
                        tuya, no me abandonó.
 
                                  ARIEL
                        No es un hombre honesto.
 
                                  MARGARITA
                        Gracias a él hago cine.
 
                                  ARIEL
                        ¿Qué tipo de cine? Te afanas por
                        complacerlo y sacrificas tu
                        talento.
 
                                  MARGARITA
                        No estamos aquí para debatir ni mi
                        vida ni mi trabajo.
 
 
 
                                  ARIEL
                        No te ofendas; a menos que quieras
                        discutir.
 
                                  MARGARITA
                        Tú quieres que te embarguemos tu
                        película como pago de una deuda.
                        Continuemos.

                                  ARIEL
                        Mea culpa.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Qué ocurre entonces?
 
                                                       CORTE A:
 
              CEMENTERIO DE FILADELFIA. EXT/NIGHT.
 
              Hamlet, Horacio y Bernardo yacen sentados sobre una tumba.
 
                                  HAMLET
                        El aire muerde agudamente; es
                        demasiado frío.
 
                                  HORACIO
                        Es un aire furioso y cortante.
 
                                  HAMLET
                        ¿Qué hora es?
 
                                  HORACIO
                        Van a ser las doce.
 
                                  HAMLET
                        No, ya las anunciaron.
 
              Oyen una explosión de cañones y fuegos artificiales.
 
                                  BERNARDO
                        ¿Qué significa eso?
 
                                  HAMLET
                        Mi tío se levanta en la noche y
                        celebra su vigilia; se mantiene
                        festivo y en sobresaltos
                        vacilantes se bambolea, y a medida
                        que seca las gotas de su vino del
                        Rin, el tambor de cuero de ternero
                        y la trompeta enardecen de este
                        modo el triunfo de su excusa.
 
                                  HORACIO
                        ¿Es una costumbre?
 
                                  HAMLET
                        ¡Ay! ¡Qué alegría! ¡Lo és! Pero
                        según veo, y aunque sea un
                        extranjero aquí, y nacido según
                        otras costumbres, este es un
                        hábito más bien violado que
                        observado. Este pesado mareo de cabeza de
                        este a oeste, nos pone en la mira
                        y el rumor de otras naciones;
                        ellas aplauden nuestra ebriedad,
                        y con frases asqueantes nos llaman
                        drogadictos. Y en verdad toma de
                        nuestros ingresos, aunque
                        ejecutado por lo alto, la
                        sustancia y la savia de nuestros
                        impuestos.
 
                                  HORACIO
                        ¡Mire, señor mío! ¡Aquí viene!
 
              El actor 1 emerge de una tumba.
 
                                  HAMLET
                        ¡Ángeles y ministros de piedad!
                        ¡Defiéndannos! Ya seas un espíritu
                        saludable o un engendro condenado,
                        ya sean tus intenciones pérfidas
                        o caritativas, apareces en una
                        forma tan cuestionable que yo así
                        te hablo. Te llamo Hamlet, el
                        hombre, el padre, el incorporado.
                        ¡Contéstame! No me dejes estallar
                        en ignorancia, y dime por qué tus
                        huesos canonizados han desbordado
                        su mortaja; ¿por qué el sepulcro,
                        en donde te vimos tranquilamente
                        encajonado, ha abierto sus pesadas
                        mandíbulas de mármol para
                        arrojarte una vez más? ¿Qué puede
                        significar que tú, materia muerta,
                        de nuevo algodón entero revisitas
                        así los destellos de la luna,
                        haciendo esta noche detestable, y
                        nosotros, bufones de la
                        naturaleza, tan horriblemente
                        sacudidos en nuestra disposición
                        con pensamientos más allá de los
                        alcances de nuestra razón. Di,
                        ¿por qué todo esto? ¿Para qué?
                        ¿Que debemos hacer?
 
              El actor 1 gesticula a Hamlet
 
                                  HORACIO
                        Gesticula para que se vaya usted
                        solamente.
 
                                  BERNARDO
                        Mire con que acción tan cortés lo
                        apura hacia un suelo aparte. Pero
                        no vaya con él.

                                  HORACIO
                        No, de ningún modo.
 
                                  HAMLET
                        No me habla; de modo que lo sigo.
 
                                  HORACIO
                        No lo haga, señor mío
 
                                  HAMLET
                        Por qué? Cual ha de ser el temor?
                        No doy a mi vida el valor de un
                        alfiler, y en cuanto a mi alma,
                        ¿qué puede hacerle siendo una cosa
                        inmortal como él? Me apura de
                        nuevo hacia adelante. Lo sigo.
 
                                  BERNARDO
                        ¿Y qué si lo tienta hacia la
                        inundación, señor mío, o hacia la
                        cima horrenda de ese peñasco que
                        ondula sobre su rostro hacia el
                        océano, y allí asume otra forma
                        horrible que pueda depravarlo de
                        la soberanía de la razón y
                        conducirlo a la locura? Piénselo.
                        El mismo lugar emplaza juguetes
                        desesperados sin motivo alguno en
                        cada cerebro que descubre
                        fantasmas hacia el mar, oyendo su
                        rugido abajo.
 
                                  HAMLET
                        Aún me apura. Avanza. Te sigo
 
              Hamlet desaparece entre las tumbas.
 
                                                       CORTE A:
 
              CEMENTERIO. EXT/NIGHT.
 
              El actor 1 se desplaza. Hamlet lo sigue.
 
                                  HAMLET
                        ¿A dónde me conduce? Hable; No
                        avanzaré de aquí.
 
                                  ACTOR 1
                        Obsérveme.
 
              Caminan hacia una tumba solitaria.
 
                                  ACTOR 1
                               (continúa)
                        Mi hora ya casi llega, cuando debo
                        entregarme a las tormentosas
                        llamas sulfurosas.

                                  HAMLET
                        ¡Ay! ¡Pobre fantasma!
 
                                  ACTOR 1
                        ¡No me compadezcas! Pero presta tu
                        atento oído lo que debo desplegar.
 
                                  HAMLET
                        Habla; estoy encadenado a oír.
 
                                  ACTOR 1
                        Así como a vengarte, cuando oigas.
 
                                  HAMLET
                        ¿Qué?
 
                                  ACTOR 1
                        Soy el alma de tu padre, condenado
                        por cierto tiempo a vagar en la
                        noche, y durante el día confinado
                        a ayunar en fuego, hasta que los
                        dobles crímenes perpetrados
                        durante mis días de explotación
                        sean quemados y purgados. Pero que
                        me es prohibido el contarte los
                        secretos de mi prisión hogareña,
                        bien podría contarte un relato
                        cuya palabra más ligera vaciaría
                        tu alma, congelaría tu sangre
                        joven, forzaría a tus ojos como
                        estrellas a salir de sus esferas,
                        y a cada cabello en particular
                        erizarse como las púas de un
                        puercoespín energúmeno. Pero este
                        blasón eterno no deber ser de
                        oídos de carne y sangre. Oye,
                        ¡Oye! ¡Oh, oye, si alguna vez
                        amaste a tu querido padre!
 
                                  HAMLET
                        ¡Oh, Dios!
 
                                  ACTOR 1
                        Venga este asesinato tan vil, más
                        inhumano.
 
                                  HAMLET
                        ¿Asesinato?
 
                                  ACTOR 1
                        Asesinato tan vil, como más no
                        podría ser, pero el más vil,
                        extraño e inhumano.

                                  HAMLET
                        Apresúrate a conocerlo, que yo,
                        con alas tan raudas como la
                        meditación, o los pensamientos del
                        cortejo, puedo arrastrarme a mi
                        venganza.
 
                                  ACTOR 1
                        Te hallo apto; pero debes ser más
                        parsimonioso que la maleza que se
                        ara a sí misma sin dificultad en
                        el puerto del olvido; no debes
                        agitarte sobre esto. Ahora,
                        Hamlet, escucha: ocurre que,
                        durmiendo en mi huerta, una
                        serpiente me picó, de modo que
                        todo el oído de la compañía ha
                        sido abusado mediante un proceso
                        espurio con mi muerte. Y la
                        serpiente que picó la vida de tu
                        padre se sienta ahora en su trono.
 
                                  HAMLET
                        ¡Oh, alma profética! ¡Mi tío!
 
                                  ACTOR 1
                        ¡Ay, esa bestia incestuosa y
                        adúltera, quien con la brujería de
                        su astucia, y con obsequios
                        traicioneros, -¡Oh, con astucia y
                        obsequios malévolos que tuvieron
                        el poder de seducir!-, ganaron
                        para su lujuria vergonzosa la
                        voluntad de mi reina aparentemente
                        más virtuosa. ¡Oh, Hamlet, qué
                        caída tan abismal! ¡De mí, cuyo
                        amor era de esa dignidad que
                        compaginaba incluso con el
                        juramento que le hiciese en
                        nuestra boda; y rebajarse ante un
                        perverso, cuyas dotes masculinas
                        eran mucho más pobres que las
                        mías! Pero la virtud, como si
                        fuese inmóvil, y aunque la
                        lascivia la cortejase bajo la
                        forma del cielo, así el
                        libertinaje, si bien ligado a un
                        ángel radiante, posará a sí misma
                        en una cama celestial para
                        saciarse en basura. Pero, ¡suave!
                        Considera que ya huelo el aire de
                        la mañana; permíteme ser breve...
 
                                                       CORTE A:

              CEMENTERIO DE FILADELFIA. EXT/DIA.
 
              Horacio y Bernardo observan a Hamlet desde la distancia.
 
                                  BERNARDO
                        Nunca ha habido un villano
                        habitando en Elsinor, sino
                        Claudius, ese pícaro fragante.
 
                                  HORACIO
                        Hamlet no precisaba de un fantasma
                        saliendo de su tumba para que se
                        lo dijeran.
 
                                  BERNARDO
                        Su alma cobarde y titubeante lo
                        tomará como un fantasma honesto.
                        Aquí viene; jurémosle que jamás
                        diremos lo que hemos visto esta
                        noche.
 
              Se alejan. El rostro del actor 1 aparece en la pantalla.
 
                                  ACTOR 1
                        Qué hombre tan pobre es Hamlet. Su
                        tiempo está desarticulado; fuera
                        de su eje.
 
                                                       CORTE A:
 
              RESTAURANTE DE FILADELFIA. EXT/DIA.
 
              Ofelia, sentada, espera solitaria. Hamlet, quien ostenta una
              barba de tres días y viste su saco al revés, llega con un
              rostro irónico, toma la copa de un CLIENTE, bebe y se sienta
              junto a Ofelia.
 
                                  HAMLET
                        Ofelia, en tus placeres recuerda
                        todas mis deficiencias.
                               (pausa; Hamlet ríe)
                        Cuando puedo yacer de nuevo en tu
                        seno?
 
                                  OFELIA
                        ¿Tu cabeza sobre mi seno?
 
                                  HAMLET
                        No hablo de asuntos rústicos. Mi
                        pensamiento más honesto es yacer
                        entre tus piernas.
 
              El cliente los observa irritado. Ofelia se levanta ofendida.
 
                                  OFELIA
                        ¿Qué es esto? Estás demasiado
                        alegre hoy, Hamlet.

                                  HAMLET
                        ¿Quién? ¿Yo? ¿Tú único meneador?
                        ¿Que debe hacer un hombre, sino
                        estar alegre?
 
              Ofelia lo mira. La voz de Hamlet cambia de la sorpresa a la
              vergüenza y la piedad, en tanto escuchamos voces:
 
                                  POLONIUS (V.O.)
                        ¿Loco por tu amor?
 
                                  OFELIA (V.O.)
                        No lo sé; pero temo que así sea.
 
                                  POLONIUS (V.O.)
                        ¿Qué dijo?
 
 
 
                                                       CORTE A:
 
              PARQUE PUBLICO DE FILADELFIA. EXT/DIA.
 
              Ofelia y Polonius se abrazan ante las fachadas de los
              edificios del centro de Filadelfia.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Loco por tu amor?
 
                                  OFELIA
                        No lo sé; pero temo que así sea.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Qué dijo?
 
                                  OFELIA
                        Me tomó por la muñeca,
                        apretándome. Luego extiende su
                        brazo y, con su otra mano sobre su
                        ceño cae en semejante examen de mi
                        rostro, como si se lo llevara. Así
                        se quedó por un buen rato; al fin,
                        poco a poco y por tres veces mueve
                        su cabeza hacia abajo y arriba,
                        alzando una mirada tan lastimosa
                        y profunda, como si quisiera
                        estrellar su constitución y
                        terminar su ser; hecho esto me
                        deja ir y con su cabeza volteada
                        sobre su hombro parece encontrar
                        su camino con sus ojos, pues sobre
                        la calle se va sin asistencia, y
                        al salir lanza su destello sobre
                        mí.

                                  POLONIUS
                        Esto no es sino el éxtasis del
                        amor, cuyas propiedades violentas
                        consumen y conllevan a la voluntad
                        a empresas desesperadas con tanta
                        frecuencia como cualquier otra
                        pasión mundana que aflige nuestros
                        deseos. Me complace el que le
                        hayas dado ásperas palabras de
                        tardanza.
 
                                  OFELIA
                        Sólo rechacé sus mensajes y
                        decliné sus avances. ¿Puede un
                        amor esquivo desquiciar así a un
                        hombre? Lamento que no lo haya
                        citado con mejor juicio y acato.
                        Me temo que el haya sido banal y
                        que yo haya arruinado nuestro
                        gusto.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Maldice tus celos! Por Dios, es
                        más propio a nuestra edad el
                        arrojarnos más allá de nuestras
                        opiniones, como es común al joven
                        la falta de prudencia.
 
                                  OFELIA
                        Debemos notificar a los
                        incorporados, pues oculto podría
                        desatar más aflicciones que
                        ocultar que odios contra el
                        verdadero amor.
 
                                                       CORTE A:
 
              SALA DE LA MANSION DE CLAUDIUS. INT/DIA.
 
              Gertrudis firma un fajo de cheques. Entre tanto, Rosencrantz
              y Guildenstern avanzan a lo largo de la mansión de Claudius
              hasta compadecer frente a su sofá. Polonius permanece a la
              entrada del recinto.
 
                                  CLAUDIUS
                        Queridos Rosencrantz y
                        Guildenstern, más aún que el
                        anhelo de verlos, la necesidad de
                        emplearlos ha provocado nuestra
                        rauda solicitud.
 
              Gertrudis entrega un cheque a Guildenstern.
 
                                  GERTRUDIS
                        ¿Han oído algo sobre Hamlet y su
                        transformación?

                                  ROSENCRANTZ
                        Así llamada, puesto que ni el
                        hombre exterior ni el interior se
                        asemeja a lo que él fue.
 
                                  GERTRUDIS
                        Lo que podría ser, además de la
                        muerte de su padre, que lo ha
                        alejado tanto del entendimiento de
                        sí mismo, no puedo ni soñarlo. Se
                        los imploro a ambas, que siendo
                        desde pequeñas educadas en su
                        compañía, y siendo vecinas
                        empecinadas de su juventud y de su
                        comportamiento, que se dignen el
                        descansar en Filadelfia por un
                        tiempo; de modo que mediante su
                        compañía lo atraigan hacia sus
                        placeres, y compilen, cuando la
                        ocasión lo vislumbre, qué es lo
                        que lo aflige así, para nosotros
                        tan desconocido, lo cual, ya
                        descubierto, estará al alcance  de
                        nuestros remedios.
 
                                  CLAUDIUS
                        Él nos ha hablado bastante sobre
                        ustedes, buenas damas, y estoy
                        seguro que no hay otras dos
                        mujeres con quienes se amañe
                        tanto. Si les place el mostrar
                        tanta gentileza y buena voluntad
                        como para pasar un buen tiempo con
                        nosotros, por el abastecimiento y
                        ganancia de nuestra compañía.
 
              Guildenstern se acerca a Claudius enarbolando el cheque que
              recibiese de Gertrudis.
 
                                  GUILDENSTERN
                        Espero que nuestra visita recibirá
                        tantos agradecimientos como sean
                        apropiados al recuerdo de un
                        magnate.
 
                                  GERTRUDIS
                               (entregando otro
                                cheque a Rosencrantz)
                        Gracias, Rosencrantz, y gentil
                        Guildenstern.
 
                                  CLAUDIUS
                        Les suplico que visiten al
                        instante a mi hijo tan cambiado.
 
              Rosencrantz y Guildenstern salen.

              Gertrudis se acerca a Claudius, quien recuesta su cabeza en su
              regazo.
 
                                  MARGARITA (V.O.)
                        Aquí Rosencrantz y Guilderstern
                        son un dúo de lesbianas.
 
                                                       CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/ DIA.
 
              Regreso a la escena anterior.
 
                                  ARIEL
                        ¿Qué lo indica? ¿El hecho de que
                        estén juntas día y noche? No;
                        ambas son asesinas a sueldo. Si
                        son lesbianas, el idilio está en
                        ojo.
 
                                  MARGARITA
                        No te critico... la idea no me
                        molesta.
 
                                  ARIEL
                        Debería molestarte; eres
                        casada.
 
              Margarita se levanta y lo besa.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Qué decías?
 
                                  ARIEL
                        Podrían vernos.
 
                                  MARGARITA
                        Soy precavida.
 
              Ariel la observa.
 
              El filme se reinicia:
 
                                                       CORTE A:
 
              ACADEMIA DE MUSICA DE FILADELFIA. EXT/NOCHE.
 
              La gente abandona la academia de música, entre ellos Claudius
              y Gertrudis.
 
              Polonius aparece entre la multitud, ostentando una pequeña
              grabadora. Los sigue.
 
                                  ARIEL (V.O.)
                        Y a mí, ¿también me engañabas?

                                  MARGARITA
                        Eso querrías...
 
                                                       CORTE A:
 
              ESTUDIO DE TELEVISION. INT/ DIA.
 
              Regreso a la escena anterior.
 
              Ariel la monta sobre una mesa.
 
                                  MARGARITA
                        ¿Cuántos extras contraste para esa
                        escena?
 
                                  ARIEL
                        Ninguno.
 
              Ariel la besa apasionadamente.
 
              La cámara los observa.
 
                                                       CORTE A:
 
              SWITCHER ESTUDIO DE TELEVISION. INT/DIA
 
              Pedro los observa haciendo el amor en la pantalla.
 
              Pedro marca su celular.
 
                                  PEDRO
                        ¿Aló?... Joaquín... Si, ya
                        acabamos; sería bueno que viera la
                        grabación más reciente de su esposa...
 
                                                       CORTE A:
 
              CALLE DE FILADELFIA. EXT/NOCHE.
 
              Gertrudis y Claudius son alcanzados por Polonius.
 
                                  GERTRUDIS
                        Tu eres aún el padre de buenas
                        noticias.
 
                                  CLAUDIUS
                        ¡Oh, habla de eso, que anhelo
                        oírlo!
 
                                  POLONIUS
                        Primero, déjenme informarles de
                        nuestra demanda contra Fortinbrás
                        Investments. Las nuevas sobre
                        Hamlet serán el postre de ese gran
                        festín.

                                  GERTRUDIS
                               (a Claudius)
                        ¿Cómo encontró la fuente y la
                        cabeza de la intemperancia de mi
                        hijo?
 
                                  CLAUDIUS
                        No dudo que sea otra cosa que lo
                        principal: la muerte de su padre
                        y nuestra boda apresurada.
 
                                  POLONIUS
                        El gobierno ha suprimido los
                        intereses de Fortinbrás Co. en
                        Bolivia y Colombia, los cuales
                        aparecían ante nuestro ministro
                        como una estrategia contra las
                        compañías multinacionales griegas.
                        Pero, examinando con detenimiento,
                        él encontró que eran realmente en
                        contra de Elsinor Investments. Los
                        incorporados de Fortinbrás, en
                        breve, recibieron una orden de
                        pagarnos 800,000,000.00 dólares en
                        multas, y de hacer un juramento
                        ante la corta de nunca más tratar
                        de socavar nuestros intereses en
                        esos países tan lucrativos
                        mediante el soborno de sus
                        inconsistentes fiscales.
 
                                  CLAUDIUS
                        Eso nos agrada.
 
                                  POLONIUS
                        Un negocio bien concluido, de
                        hecho.  Mi lugarteniente y mi
                        señora, para exponer lo que la
                        majestad debe ser, lo que es el
                        deber, y porqué el día es día, la
                        noche noche y el tiempo el tiempo,
                        fueran nada sino la noche, el día
                        y el tiempo desperdiciados. Por lo
                        tanto, y puesto que la brevedad es
                        el alma del ingenio, y lo tedioso
                        florece en los miembros y en lo
                        externo, seré breve: su noble hijo
                        está demente.
 
                                  GERTRUDIS
                        Más sustancia sin tanta enjundia.
 
                                  POLONIUS
                        Que está demente, es verdad; que
                        sea verdad es una pena; y es una
                        pena que sea verdad.

                        Una figura simple; pero
                        despidámosla pues no emplearé más
                        enjundia. Aceptemos su locura; y
                        ahora nos resta el descubrir la
                        causa de este efecto, o mejor
                        dicho, defecto, pues este efecto
                        defectivo proviene de una causa:
                        así nos queda algo y lo que queda
                        es así. Reflexionemos. Tengo una
                        hija, una sicóloga de esta
                        empresa, quien, en su deber me ha
                        entregado esto:
 
              Polonious levanta su grabadora.
 
              Su dedo índice presiona el botón de "play".
 
                                  HAMLET (V.O.)
                        Al ídolo celestial de mi alma, a
                        la más embellecida Ofelia.
 
                                  POLONIUS
                        Esa es una frase enfermiza, una
                        frase vil; «embellecida» es una
                        frase vil. Pero deben escuchar,
                        así:
 
                                  HAMLET (V.O.)
                        En su excelente y blanco seno,
                        este y...
 
                                  GERTRUDIS
                        ¿Provino esto de Hamlet, para ella?
 
                                  POLONIUS
                        Espere un rato, buena dama; las
                        máquinas son fieles.
 
              Toca la grabadora.
 
                                  HAMLET (V.O.)
                        'Duda que las estrellas son fuego;
                        Duda que el sol se mueve; hazlo,
                        pero nunca dudes de mi amor, ¡Oh,
                        querida Ofelia! Estoy enfermo de
                        estos números. No tengo arte para
                        estimar mis quejidos: pero que te
                        amo sobre todo, ¡Oh, sobre todo!
                        ¡Créelo! Adieu. Tuyo para siempre,
                        mi más amada dama, en cuanto esta
                        máquina sea suya, HAMLET.
 
                                  POLONIUS
                        Esto me ha enseñado mi hija, de
                        acuerdo a su deber profesional.

                        Y ella tiene más casetes de sus
                        declaraciones, en tanto fueron
                        cayendo de sus citas
                        psiquiátricas, todas entregadas a
                        su oído.
 
                                  CLAUDIUS
                        Pero, ¿como ha recibido ella su
                        amor?
 
                                  POLONIUS
                        ¿Qué piensa usted de mí? Yo puedo
                        probar que soy su empleado más
                        fiel y constante.
 
                                  GERTRUDIS
                        Pero, ¿qué podemos pensar cuando
                        usted mismo ha visto este amor
                        incubarse a su costado. Así lo
                        entiendo y debo confesarlo.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Qué podría pensar usted ahora, o
                        mi querido Claudius, si hubiese
                        dado a mi corazón un parpadeo
                        sordo y soso? ¿O contemplado este
                        amor con mirada ociosa? ¿Qué
                        pensaría? No. Fui directo al
                        grano, y Ofelia consideró que
                        Hamlet estaba fuera de su órbita.
                        Esto no puede ser, y ella decidió
                        encerrarse en sí misma de su
                        consorcio, salir con otros hombres
                        y no atender a sus llamadas. Lo
                        cual, hecho, él repudió. Un cuento
                        corto por hacer, él cayó en una
                        congoja, de allí en un ayuno; de
                        allí en una vigilia, luego en una
                        debilidad, y mediante este
                        declive, en la locura en la cual
                        él ahora desvaría, y por la cual
                        todos enlutamos.
 
                                  CLAUDIUS
                        ¿Qué piensas de esto?
 
                                  GERTRUDIS
                        Podría ser; es probable.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Ha habido alguna vez -me gustaría
                        saberlo-, en la cual Ofelia haya
                        positivamente diagnosticado
                        esquizofrenia, y que se haya
                        demostrado lo contrario?

                                  CLAUDIUS
                        No que yo sepa.
 
                                  POLONIUS
                               (apuntando a su
                                cabeza)
                        Tome esto de esto si es de otro
                        modo; si las circunstancias me
                        conducen, encontraré el dónde en
                        el centro mismo.
 
                                  CLAUDIUS
                        ¿Cómo podemos comprobarlo?
 
                                  POLONIUS
                        Marque el encuentro: si él no la
                        amase.
 
                                                       CORTE A:
 
              PARQUE DE FILADELFIA. EXT/DIA.
 
              Sentado sobre el suelo, Hamlet lee un libro. En el fondo
              Rosencrantz y Guildenstern charlan. Polonius se acerca riendo
              a Hamlet.
 
                                  POLONIUS
                        Te ves tan triste leyendo.
 
                                  HAMLET
                               (riendo)
                        Eres un vendedor de pescado.
 
                                  POLONIUS
                        Yo no, señor mío.
 
                                  HAMLET
                        Desearía entonces que fueses un
                        hombre así de honesto.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Honesto!
 
                                  HAMLET
                        ¡Sí señor! Tal y como va el mundo,
                        el ser un hombre honesto es ser un
                        hombre escogido entre diez mil.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Es una verdad indiscutible, señor!
 
                                  HAMLET
                        Pues si el sol procrea gusanos en
                        un perro muerto, siendo un dios
                        que besa la carroña...
 
              Hamlet observa a los perros que retozan sobre el parque.

                                  HAMLET
                               (continúa; a
                                Polonius)
                        ¿Tiene una hija?
 
                                  POLONIUS
                        ¡Sí; la tengo!
 
                                  HAMLET
                        No la deje caminar bajo el sol; la
                        concepción es una bendición, pero
                        no como su hija podría concebirlo.
 
              Hamlet se levanta y lee un libro.
 
                                  POLONIUS
                               (a la audiencia)
                        ¿Que dicen de esto? Todavía
                        tocando el arpa por mi hija... En
                        verdad yo también sufrí de amor en
                        demasía durante mi juventud. Muy
                        parecido a esto.
                               (a Hamlet)
                        ¿Qué lee, jovencito?
 
                                  HAMLET
                        Palabras, palabras, palabras.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Cuál es la materia?
 
                                  HAMLET
                        ¿Entre quiénes?
 
                                  POLONIUS
                        Quiero decir, la materia que usted
                        lee sobre un perro muerto.
 
                                  HAMLET
                        Insultos, señor, pues la materia
                        dice aquí que los viejos tienen
                        barbas grises, que sus rostros son
                        arrugados, que sus ojos supuran
                        ámbar espeso y goma de ciruelo, y
                        que poseen una carencia completa
                        de perspicacia, junto a los
                        jamones más fofos.
 
                                  POLONIUS
                               (a Rosencrantz)
                        Aunque esto sea locura, todavía
                        hay método en ella.
                               (a Hamlet)
                        ¿Va a caminar con nosotros por el
                        río, señor mío?

                                  HAMLET
                        A mí tumba.
 
                                  POLONIUS
                        Claro, eso es...
                               (a Guildenstern)
                        ¿Qué fértiles son a veces sus
                        respuestas!
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Una felicidad a la cual la
                        demencia apunta a veces, y de la
                        cual la razón y la sanidad no
                        pueden librarnos con igual fortuna.
 
              Hamlet entra a un auto conducido por Rosencrantz y
              Guildenstern.
 
                                  HAMLET
                               (alto)
                        Usted no puede, señor, tomar de mí
                        nada de lo cual yo no desee
                        deshacerme: excepto mi vida,
                        excepto mi vida, ¡excepto mi vida!
 
              El auto se pierde entre los rascacielos de la ciudad.
 
              Hamlet estudia a Rosencrantz y Guildenstern.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        ¡Estas viejas imbéciles y
                        aburridas! Chicas, ¿cómo les va a
                        las dos?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Como a los hijos indiferentes de
                        la tierra.
 
                                  GUILDENSTERN
                        Felices en que no andamos
                        demasiado felices. ¡Por la gorra
                        de la fortuna! Tampoco andamos en
                        su fondo oscuro.
 
                                  HAMLET
                        ¿Ni en las suelas de sus zapatos?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Tampoco.
 
                                  HAMLET
                        Entonces viven sobre su cintura,
                        o en medio de sus favores.
 
                                  GUILDENSTERN
                        ¡Seguro! Somos sus íntimas.

                                  HAMLET
                        ¿En las partes más secretas de la
                        fortuna?¡Oh, es verdad! Ella es
                        una ramera. ¿Qué noticias me traen?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Ninguna, señor mío; el mundo
                        progresa.
 
                                  HAMLET
                        ¡Entonces el Apocalipsis está
                        cerca! Pero sé que sus noticias no
                        son ciertas. ¿Qué han ustedes, mis
                        antiguos amantes, merecido en las
                        tierras de la fortuna, que ella
                        las envía aquí a la cárcel?
 
                                  GUILDENSTERN
                        ¿Cárcel?
 
                                  HAMLET
                        Pensilvania es una cárcel.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Entonces también lo es el mundo.
 
                                  HAMLET
                        Una excelente cárcel, en el cual
                        hay muchos celdas, calabozos y
                        mazmorras, siendo Pensilvania una
                        de las peores.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        No estamos de acuerdo.
 
              El auto se detiene y hamlet sale. Rosencrantz & Guildenstern
              lo siguen.
 
                                  HAMLET
                        ¿Por qué? Entonces, esto no es
                        nada para ustedes, pues no hay
                        nada bueno o malo, sino que el
                        pensamiento así lo hace. Para mi
                        es una cárcel.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Su amargura lo hace ver así; es
                        demasiado estrecho para su mente.
 
                                  HAMLET
                        ¡Oh, Dios! Puedo estar encadenado
                        a una cáscara de nuez y contarme
                        a mí mismo como un rey de un
                        espacio infinito, si no fuera por
                        que tengo malos sueños.

                                  GUILDENSTERN
                        A lo cual los sueños son codicia,
                        pues la misma sustancia de la
                        codicia no es más que la sombra de
                        un sueño.
 
                                  HAMLET
                        El sueño mismo no es sino una
                        sombra.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Cierto, y estimo a la codicia de
                        una cualidad tan ligera y etérea
                        que no es sino la sombra de una
                        sombra.
 
                                  HAMLET
                        Entonces nuestros mendigos no son
                        sino cuerpos, y nuestros jueces e
                        inversores alcanzados, sombras de
                        mendigos.
 
              Hamlet respira impaciente.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        ¿Iremos al banco? Pues, por mi fe,
                        no puedo razonar.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Esperaremos por ti.
 
                                  HAMLET
                        Que no se hable: no los incluiré
                        con el resto de mi séquito, pues
                        para hablar con ustedes como una
                        hombre honesto, vivo
                        horrorosamente vigilado. Pero, en
                        la tortuosa vía de la amistad,
                        ¿qué los guarda en Filadelfia?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        El visitarte.
 
                                  HAMLET
                        Mendigo que soy, soy pobre incluso
                        en agradecimientos; pero les doy
                        las gracias: y, seguro, querido y
                        bien querido medio centavo. ¿No
                        fueron enviados? ¿Es ésta su
                        propia inclinación?  ¿Es una
                        visita desinteresada? Vamos,
                        trátenme con justicia: vamos,
                        vamos; no, hablen.
 
              Lo observan con piedad.

                                  HAMLET
                               (continúa)
                        ¿Por qué? Nada que no sea al
                        propósito. Ustedes, cuyas
                        modestias no tienen la habilidad
                        necesaria para colorearlo. Conozco
                        a los dueños de la compañía y fue
                        el presidente, mi tío, quien las
                        mandó llamar.
 
              Rosencrantz y Guildenstern se miran entre sí.
 
                                  ROSENCRANTZ
                               (furiosa)
                        ¿Con qué fin?
 
                                  HAMLET
                        Que ustedes me adoctrinen. Pero
                        permítanme conjurarlos por los
                        derechos de nuestra camaradería,
                        por la consonancia de nuestra
                        juventud, por la obligación de
                        nuestro amor siempre preservado,
                        y por lo que quiera que sea más
                        querido por un proponente más
                        hábil que los presione con todo,
                        sean llanas y directas conmigo
                        sobre si fueron enviados o no.
 
                                  ROSENCRANTZ
                               (to Guildenstern)
                        ¿Qué dices?
 
                                  HAMLET
                        ¡No! Entonces, ya tengo un ojo
                        tuyo. Si me aman, no lo retengan.
 
                                  GUILDENSTERN
                        Señor mío, fuimos enviados.
 
                                  HAMLET
                        Les diré el porqué; así mi
                        anticipación prevendrá su
                        descubrimiento, y el secreto entre
                        ustedes y mis padrastros no será
                        manchado de traición. Últimamente,
                        si bien desconozco la razón, he
                        abandonado el hábito de mis
                        ejercicios, he perdido mi gozo, y
                        de con un impacto tan pesado para
                        mi constitución, que este cuadro
                        óptimo, la tierra, no me parece
                        sino un promontorio baldío.

                        Este excelente pabellón, el aire,
                        mírenlo, este firmamento
                        sobreimpuesto y bravío, este
                        cielorraso majestuoso bruñido de
                        fuegos dorados, ¿por qué? no es
                        para mí otra cosa que una sucia y
                        pestilente congregación de
                        vapores. ¡Qué gran obra de arte es
                        una mujer! ¡Qué tan noble en su
                        razonamiento! ¡Qué tan infinita en
                        su facultad! En forma y
                        movimiento, ¡qué expresiva y
                        admirable! ¡En acción es como un
                        ángel! ¡En aprehensión es como un
                        Dios! ¡La belleza del mundo! ¡El
                        parangón de los animales! Y aún
                        así, ¿qué es esta quintaesencia de
                        arcilla? La mujer no me deleita...
 
              Rosencrantz ríe y se detiene. Hamlet la confronta.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        No, ni tampoco el hombre, aunque
                        usted no esté de acuerdo, a juzgar
                        por su sonrisa.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Lo que dice ni tan siquiera se me
                        pasó por la cabeza.
 
                                  HAMLET
                        ¿Por qué entonces se rió cuando
                        dije "la mujer no me deleita"?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        El pensar que si no te deleitas
                        con las mujeres, las actrices van
                        a tener un entretenimiento muy
                        beato contigo. Los actores han
                        respondido a tu llamado para
                        representar uno de tus poemas.
 
              Hamlet sonríe y contempla el rostro de Rosencrantz:
 
                                  HAMLET
                        Tras tu muerte, es preferible que
                        tengas un mal epitafio a mis
                        anatemas poéticas mientras vivas.
 
                                                       CORTE A:
 
              CABINA TELEFONICA BAJO LA LLUVIA. EXT/DIA.
 
              Hamlet marca un número de teléfono y habla.

                                  HAMLET
                        Aquel que encarna al hombre
                        blanco, viejo y normal será
                        bienvenido; su belleza recibirá mi
                        tributo. El adúltero empleará su
                        fin y su astucia; el amante no
                        suspirará gratuitamente; el
                        comediante ha de terminar su
                        parloteo sin molestias; el payaso
                        hará reír a aquellos de pulmones
                        inalterables; y la chica hablará
                        con liberalidad.
                               (pausa)
                        Conozco a los actores.
 
                                                       CORTE A:
 
              PARQUE ADJUNTO AL MUSEO DE ARTE DE FILADELFIA. EXT/DAY.
 
              Una cámara y un micrófono graban las palabras y acciones de
              Hamlet:
 
                                  HAMLET (VIDEO-IMAGE)
                        Su pobreza es una consecuencia de
                        la caída del teatro...
                               (pausa)
                        Sus esfuerzos los mantienen al
                        ritmo acostumbrado.
 
              La cámara se mueve descubriendo a los actores.
 
              Los miembros del equipo de realización atraviesan el espacio,
              preparando las próximas tomas.
 
                                  HAMLET
                               (a la cámara)
                        Mi padre y tío, y mi tía y madre
                        se engañan. Yo sólo estoy chiflado
                        por el norte y nororiente: cuando
                        el viento es sureño, distingo al
                        serrucho del halcón.
 
              Polonius corre y aparece sonriente.
 
              Hamlet lo evita y habla a Rosencrantz, quien lo acompaña.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        Este gran bebe que vemos aquí no
                        ha abandonado todavía sus pañales.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Pues dicen que un hombre viejo es
                        dos veces un niño.

                                  HAMLET
                        Profetizaré que viene a hablarme
                        de los actores. Obsérvelo.
 
                                  POLONIUS
                        Tengo nuevas que contarte.
 
                                  HAMLET
                               (imitándolo)
                        Tengo nuevas que contarte. Cuando
                        Grace era una actriz en Los
                        Ángeles...
 
                                  POLONIUS
                        Ya le pagué a los actores.
 
                                  HAMLET
                        Buzz, buzz...
 
                                  POLONIUS
                        Por mi honor...
 
                                  HAMLET
                        Cada actor se irá sobre su
                        trasero...
 
                                  POLONIUS
                        Los mejores actores de la costa
                        este, ya sea para el filme
                        erótico, de acción, de comedia, de
                        horror o de melodrama. Welles no
                        puede ser muy pesado, ni Chaplin
                        demasiado ligero.
 
                                  HAMLET
                        O Jefté, padre de Israel, que gran
                        tesoro tienes.
 
                                  POLONIUS
                        ¿Quién fue Jefté? ¿Qué tesoro?
 
                                  HAMLET
                        Un juez que sacrificó a su hija.
                        "Una hija linda y nada más, la
                        cual amó pasándola bien".
 
                                  POLONIUS
                        ¿Todavía con mi hija?
 
                                  HAMLET
                        ¿No estoy en lo correcto, viejo
                        Jefté?
 
              Hamlet le da la espalda y se acerca a los actores.

                                  HAMLET
                               (continúa)
                        Maestros, sean bienvenidos;
                        bienvenidos todos. Me gusta verlos
                        así de bien. Bienvenidos, mis
                        buenos amigos. ¡Oh, mi viejo
                        amigo! Tu cara se ha embarbado
                        desde la última vez que te vi.
                        ¿Vienes a embarbarme en Valley
                        Forge? Vuela a todo lo que veas.
                        Tendremos un parlamento ahora.
                               (pausa)
                        'Con ojos como carbunclos, el
                        infernal Pirro busca al venerable
                        Priamo'. Prosigue.
 
                                  POLONIUS
                               (aplaudiendo)
                        ¡Por Dios, Hamlet! ¡Bien hablado,
                        con buen acento y buena discreción!
 
              Los demás actores aplauden así mismo.
 
                                                       CORTE A:
 
              PARQUE DE PIEDRA JUNTO AL MUSEO DE ARTE DE FILADELFIA.
              EXT/DIA
 
              El actor 1 interpreta su monólogo en tanto que tres actores
              lo representan: Pirro, Priamo y Hécuba.
 
                                  ACTOR 1
                        'Se le ve golpeando débilmente a
                        los griegos;
 
              Priamo lucha contra el viento.
 
                                  ACTOR 1
                               (continúa)
                        Su antigua espada, rebelde para su
                        brazo, yace en donde cae,
                        repugnante a sus órdenes:
 
              El actor 1 señala a Pirro.
 
                                  ACTOR 1
                               (continúa)
                        Armado en modo desigual, Pirro se
                        dirige a Priamo; iracundo golpea
                        a lo ancho, pero con el silbido y
                        viento de su espada caída el padre
                        enervado cae
 
              Priamo yace sobre el suelo, aguardando a su muerte.

                                  ACTOR 1
                               (continúa)
                        De repente, Iliado insensible,
                        presintiendo su tajo, con cubierta
                        flameante se encorva sobre su
                        base, y de un choque horroroso
                        toma prisionero el oído de Pirro:
                        pues, ¡Oh! Su espada, que ya
                        declinaba sobre la cabeza lechosa
                        del reverendo Priamo, parece
                        pegarse al aire. Así, como un
                        tirano pintado, Pirro permanece,
                        y como si fuese imparcial a su
                        voluntad y su fin, no hace nada.
 
              Priamo y Pirro se miran.
 
                                  ACTOR 1
                               (continúa)
                        Pero, como vemos frecuentemente
                        contra alguna tormenta, un
                        silencio en los cielos, la rueda
                        inmóvil, los vientos atrevidos
                        enmudecidos y la órbita de abajo
                        tan callada como la muerte; hasta
                        que de repente el siniestro trueno
                        desgarra el firmamento, así, tras
                        la pausa de Pirro, la venganza
                        excitada lo alista para su labor;
                        y nunca cayó el martillo de los
                        cíclopes sobre la armadura de
                        Marte fraguada para la prueba
                        eterna, con menos remordimiento
                        que ahora cae la espada sangrante
                        de Pirro sobre Priamo.
                               (pausa)
                        ¡Fuera! ¡Fuera! Pero, ¿quién? ¡Oh!
                        ¿Quién hubiese visto a la frágil
                        reina errando descalza de arriba
                        a abajo, amenazando las llamas con
                        el paso más ligero, presa de los
                        estertores del horror. Pues si los
                        mismos dioses la hubiesen visto
                        entonces, cuando ella sorprendió
                        a Pirro en su deporte malicioso,
                        tajando con su espada los miembros
                        de su esposo, el instante del
                        estallido de su clamor, a menos
                        que los asuntos mortales no puedan
                        conmoverlos, habrían deshecho los
                        ojos ardientes del cielo y las
                        pasiones de los dioses.
 
                                  POLONIUS
                        ¡Se lo ruego, no más!

                                  GRABADOR DE SONIDO (v.O.)
                               (dramático; a Hamlet)
                        Lo oí.
 
                                  POLONIUS
                        Nuestra agencia multinacional
                        puede usarlos de acuerdo a sus
                        méritos.
 
                                  HAMLET
                        Use a cada hombre según sus
                        méritos y ¿quién podría huir de
                        unos latigazos? Entre menos se
                        merezcan, mayor mérito hay en
                        nuestro botín.
 
                                  HAMLET
                               (continúa; al actor
                                1)
                        ¿Podríamos escenificar "La muerte
                        de Gonzago".
 
                                  ACTOR 1
                        Sí, señor mío.
 
                                  HAMLET
                        Bien, la próxima semana comenzamos
                        ensayos. ¿Podría, por una
                        necesidad, estudiar un parlamento
                        de unos doce o dieciséis versos,
                        los cuales escribiré e incluiré en
                        él?
 
                                  ACTOR 1
                        Si nuestra paga es razonable,
                        desde luego.
 
                                  HAMLET
                        Don Polonius lo persuadirá, de
                        hecho.
 
                                                       DISOLVENCIA A:
 
              VALLEY FORGE. EXT/DIA.
 
              Hamlet vaga sobre el escenario de la escena anterior. El
              Actor 1 representa ante sí gestos de dolor.
 
                                  HAMLET
                        ¡Qué truhán y esclavo campestre
                        soy!

                        ¿No es monstruoso que este actor,
                        aquí, en una ficción, en un sueño
                        de pasión, pueda forzar su alma a
                        su propia presunción; que por su
                        causa su rostro entero se
                        descomponga, lágrimas en sus ojos,
                        distracción en su aspecto, una voz
                        quebrada, y su cuerpo entero se
                        adecue en todas sus formas a su
                        presunción? ¡Y todo por nada! ¡Por
                        Hécuba!
 
              Hécuba gime sobre el suelo.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        ¿Que es Hécuba para él o él para
                        Hécuba, que él deba llorar así por
                        ella? ¿Qué haría si él tuviese el
                        motivo y el pié para la pasión que
                        yo tengo?  Él desencadenaría la
                        pantalla con tristeza y hendiría
                        el oído de la indolente audiencia
                        con un discurso horrendo, haría al
                        culpable perder su juicio y
                        aclamaría al libre, confundiría al
                        ignorante y pasmaría de hecho las
                        mismas facultades de los ojos y
                        los oídos. Pero yo, un rufián
                        fangoso, brioso y tedioso,
                        vanagloriado como un soñador,
                        destetado de mi causa, y no digo
                        nada; no, no por un padre, sobre
                        cuya propiedad y cuya vida más
                        querida una vil derrota fue
                        fraguada. ¿Seré cobarde? ¿Quién me
                        llama infame, me toca la cara y me
                        sopla a las orejas? Me tuerce la
                        nariz y me mete la mentira en la
                        garganta, profundamente, hasta los
                        pulmones. ¿Quién lo hace? ¡Ha!
                        ¡Sangre de Cristo! Debo
                        soportarlo...
                               (pausa)
                        ¡Infame impío, lascivo,
                        traicionero y despiadado! ¡Ah!
                        ¡Venganza! ¿Por qué? ¡Qué imbécil
                        soy! Es de lo más atrevido que yo,
                        el hijo de un amado padre
                        asesinado, concitado a mi venganza
                        por el cielo y el infierno, deba,
                        como una ramera, desenvolver mi
                        corazón con palabras y soltar una
                        maldición como un travestido mal
                        pago. ¡Un empleado de mi tío!

                        ¡Maldita sea! ¡Arriba! ¡Piensa!
 
                                                       CORTE A:
 
              PARQUE ADJUNTO AL MUSEO DE ARTE DE FILADELFIA. EXT/DAY.
 
              Hamlet murmura sobre imágenes de los actores representando la
              muerte de Pirro.
 
                                  HAMLET (V.O.)
                        He oído que criaturas culpables,
                        sentadas ante una película de La
                        Pasión, han sido, por la
                        misericordia del Señor, tocados en
                        su alma al punto de que han
                        proclamado sus fechorías, pues el
                        asesinato, aunque carezca de
                        lengua, habla con el órgano más
                        milagroso.  Haré que estos
                        comediantes recreen ante mi tío
                        algo similar al asesinato de mi
                        padre. Observaré sus facciones. El
                        espíritu que he visto bien podría
                        ser un actor, pues cualquier
                        hombre tiene el poder de asumir
                        una forma desagradable, y mis
                        amigos, quizás en vista de mi
                        debilidad y melancolía, quieran
                        oprimirme con espíritus para
                        tantear mi sanidad. Tendré un
                        suelo más consistente que ese; la
                        obra será la hora en que atrape la
                        conciencia de este crimen.
 
                                                       CORTE A:
 
              PATIO DEL MUSEO DE ARTE DE FILADELFIA. EXT/DAY.
 
              Rosencrantz y Guildenstern disparan contra muñecos. Polonius,
              Claudius y Gertrudis están a sus espaldas.
 
                                  CLAUDIUS
                        Obtengan la razón por la cual
                        disemina esta confusión, rayando
                        tan ásperamente sus días de
                        tranquilidad con una demencia
                        peligrosa y turbulenta.
 
                                  ROSENCRANTZ
                        El reconoce que se siente
                        distraído, pero en cuanto a la
                        causa, no hay modo de que la
                        confiese.

                                  GUILDENSTERN
                        Con demencia hábil, se eleva antes
                        de que podamos sonsacarle una
                        confesión de su estado real.
 
                                  GERTRUDIS
                        ¿Las recibió bien?
 
                                  ROSENCRANTZ
                        Como un caballero.
 
                                  GUILDENSTERN
                        Si bien forzando su disposición.
                        Aunque en cuanto le hablamos de
                        ciertos actores, él habló bien
                        sobre el cine, y allí surgió en él
                        una especie de alegría.
 
                                  CLAUDIUS
                               (a Rosencrantz)
                        Conduzcan sus propósitos hacia
                        semejantes delicias.
 
              Gertrudis y Claudius caminan hacia Polonius. Rosencrantz y
              Guildenstern se quedan atrás.
 
                                  GERTRUDIS
                        Deseo que Ofelia sea la alegre
                        causa de la rebeldía de Hamlet.
 
                                  POLONIUS
                        Ofelia abordará a Hamlet en su
                        aflicción. Con un rostro desolado,
                        le grabará sus deseos
 
                                  GERTRUDIS
                        ¿y?
 
                                  POLONIUS
                               (dramático)
                        Viendo sin ser vistos, podremos
                        juzgar con franqueza de su
                        encuentro. Ella coloreará sus
                        palabras de soledad, que ya está
                        bien demostrado que con una cara
                        devota y con acciones pías,
                        endulzamos al mismo diablo.
 
                                                       CORTE A:

              PHILADELPHIA'S BRIDGE. EXT/NIGHT.
 
                                  HAMLET
                        Ser o no ser: ese es el dilema: si
                        acaso es más noble para el
                        espíritu el sufrir las piedras y
                        dardos de la ultrajante fortuna,
                        o el tomar las armas contra un mar
                        de problemas para oponiéndose
                        acabar con ellos.  Morir: dormir:
                        nada más; y con un sueño decir que
                        acabamos la congoja y las miles de
                        decepciones que la carne hereda.
                        Esta es una consumación
                        devotamente deseada. Morir,
                        dormir, dormir, tal vez soñar.
                        ¡Ay! Aquí está el problema. Pues
                        en aquel letargo de la muerte,
                        ¿qué sueños tendré cuando me haya
                        liberado de este tumulto mortal?
                        Me daría la paz. Este es el
                        respeto que prolonga tanto la
                        calamidad. A no ser así,
                        ¿soportaría acaso los azotes y los
                        desplantes del tiempo? ¿Las
                        equivocaciones del opresor? ¿La
                        arrogancia del soberbio? ¿Las
                        penas del amor despreciado? ¿La
                        insolencia de los burócratas y el
                        menosprecio que el mérito más
                        paciente soporta del hombre ruin,
                        cuando yo mismo podría alcanzar mi
                        tranquilidad con una simple
                        navaja? ¿Quién asumiría tantos
                        fardos? ¿Quién gemiría y
                        transpiraría bajo una vida
                        agobiante, a no ser por el temor
                        de un algo después de la muerte?
                        País desconocido de cuyos confines
                        ningún viajero regresa.
                        Desconcierta la voluntad y nos
                        obliga a soportar los males que
                        nos afligen antes de arrojarnos a
                        otros que desconocemos. Así, esta
                        consciencia hace un cobarde de mi
                        mismo.
 
                                                       CORTE A:
 
 
 
              PARQUE DE UNA CASA DE REPOSO. INT/DAY.
 
              Ofelia, quien toma notas en una libreta, escucha a Hamlet,
              quien se le acerca portando un collar de diamantes.

              Una cámara oculta se distingue en el fondo, oculta entre el
              tronco de un árbol.
 
                                  HAMLET
                        Humildemente te agradezco. Bien,
                        bien, bien...
 
                                  OFELIA
                        Tengo recuerdos tuyos, que hace
                        tiempo he anhelado devolverte; te
                        suplico que los recibas ahora.
 
                                  HAMLET
                        No, yo no; nunca te hice un
                        juramento.
 
                                  OFELIA
                               (mirando a su vientre)
                        Mi honorable.... sabes bien que
                        sí. Y con él palabras compuestas
                        de un aliento tan dulce, que
                        hicieron más valioso los
                        presentes, su perfume perdido.
 
                                  HAMLET
                        Tómalos de vuelta; pues para una
                        mente noble, los presentes más
                        valiosos se derriten pobres una
                        vez sus donantes se comportan
                        hoscos.
                               (ríe)
                        ¿Eres honesta? ¿Eres una madre?
 
                                  OFELIA
                        ¿Qué quieres decirme?
 
                                  HAMLET
                        Que si fueses una madre honesta,
                        tu honestidad no admitiría
                        discurso con tu belleza.
 
                                  OFELIA
                        ¿Puede la belleza acaso tener un
                        mejor comercio que con la
                        maternidad?
 
                                  HAMLET
                        ¿La honestidad? ¡Ay! Ciertamente.
                        Pues el poder de la belleza
                        trasformará más rápido a la
                        honestidad de lo que es en una
                        alcahueta, antes que la fuerza de
                        la honestidad pueda traducir en lo
                        que desea a la belleza. Esto fue
                        alguna vez una paradoja, pero
                        ahora el tiempo le da pruebas. Yo
                        te amé una vez.

                                  OFELIA
                        Sí, eso me hiciste creer...
 
                                  HAMLET
                        No deberías haberme creído. Yo
                        jamás te amé.
 
                                  OFELIA
                        Yo fui la más engañada.
 
                                  HAMLET
                        Entrega ese bastardo a un
                        convento: ¿por qué criarías
                        pecadores? Yo mismo soy
                        indiferentemente honesto, y aún
                        así podría acusarme de tales cosas
                        que hubiera sido preferible mi
                        madre jamás me hubiese concebido:
                        soy demasiado orgulloso,
                        vengativo, ambicioso...
 
              Hamlet descubre la cámara; tomándola entre sus manos graba su
              conversación.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        Con más ofensas que recuerde que
                        pensamientos para expresarlas,
                        imaginación para definirlas o
                        tiempo para representarlas.¿Qué
                        deben hacer los hombres como yo,
                        arrastrándose entre la tierra y el
                        cielo? No somos sino rufianes
                        pérfidos, ¡todos! No te fíes de
                        nosotros.
 
              Hamlet toma a Ofelia por un brazo y la sacude.
 
                                  HAMLET
                               (continúa)
                        Lleva tus mañas a un convento. ¿En
                        dónde está tu papá?
 
                                  OFELIA
                               (sollozando)
                        En la casa.
 
                                  HAMLET
                        Deja que las puertas se cierren
                        sobre él, de modo que no haga el
                        ridículo sino en su propia casa.
 
              Una ENFERMERA avanza portando una jeringa, cuyo contenido
              inyecta en el brazo de Hamlet.
 
                                  ENFERMERA
                        Buen viaje.

                                  OFELIA
                        ¡Oh, socórrelo, cielo bendito!
 
                                  HAMLET
                               (apuntando al vientre
                                de Ofelia)
                        Si te casases, te daría esta plaga
                        como dote. Se tan cándida como el
                        hielo, tan pura como la nieve,
                        jamás huirás de la calumnia.
                        ¡Llévalo a un convento! ¡Ve!
 
                                  ENFERMERA
                        Buen viaje.
 
                                  HAMLET
                        O, si de verdad necesitas casarte,
                        despósate cono un imbécil, pues
                        los hombres sabios bien saben los
                        monstruos que ustedes hacen de
                        ellos. ¡A un convento! ¡Ve! ¡Y más
                        bien rápido! ¡buen viaje!
 
                                  OFELIA
                        ¡Oh, poderes celestiales!
                        ¡Restitúyanlo!
 
              Hamlet gira descontrolado mirando a su cámara.
 
                                  HAMLET
                        También he oído de sus pinturas.
                        ¡Bastante bien! La naturaleza les
                        ha dado un rostro, y son ustedes
                        quienes se fabrican otro.  Ustedes
                        deambulan y te menean, y
                        balbucean, y chismosean a las
                        criaturas de la naturaleza, y
                        hacen de su lascivia su
                        ignorancia. ¡Ve! No estaré más en
                        eso; me ha desquiciado. ¡Digo que
                        no tendremos más matrimonios!
           &n